Noticias

Dulcenombre de María Miñana Rojano, farmacéutica en Farmacia Francisco Miñana (Estación de Espeluy)


  • ¿Cómo valoras la figura del farmacéutico en la actualidad?

Cumplimos un papel muy importante y más a raíz de la pandemia. Nuestro papel ha sido fundamental en primera línea. Sin embargo, la profesión está infravalorada. Damos servicios gratuitos, como atender al paciente, que no se nos reconoce. En muchos países europeos, el farmacéutico recibe dinero del Gobierno por el tiempo que dedica a los pacientes.

  • ¿Cómo ves el futuro de la profesión?

Un poco crudo porque estamos amenazados por muchos aspectos como la venta por internet o las parafarmacias que, a veces, se exceden de sus límites. Además, es una profesión que exige estar siempre a la vanguardia, con una formación continua, sobre todo, a nivel de patologías porque todos los días surgen casos nuevos.

  • ¿Qué es lo bueno que tiene trabajar en una farmacia de un entorno rural?

Hice las prácticas en una farmacia del centro de Madrid y es totalmente distinto. Aquí todo es más cercano y estás obligado a sacar del apuro al paciente. Es una relación mucho más estrecha. A mí, particularmente, me gusta más porque puedes conocer mejor al paciente, hay más confianza.


De interés